Blog

Categorías

Publicaciones principales

La lucha contra el Viroide Latente del Lúpulo (HLVd): una nueva amenaza para los cultivos de cáñamo.

Imagina un escenario de pesadilla para cualquier cultivador: mal rendimiento, flores pequeñas y sin apenas olor, hojas deformadas y amarillentas, plantas atrofiadas y frágiles. Por desgracia, no es ficción, sino la realidad de muchos productores norteamericanos autorizados en los últimos años. ¿El culpable de esta historia de horror? El viroide latente del lúpulo, también conocido como HLVd o HpLVd, que causa la enfermedad “dudding” en el cáñamo. Acompáñanos a explorar esta nueva amenaza para los cultivos de cáñamo y aprende cómo proteger tu cosecha.

En la imagen de la izquierda una planta de lúpulo control y a la derecha una planta de lúpulo infectada con HLVd. Se observa un crecimiento anormal de las hojas de lúpulo. También se detectan síntomas similares en plantas de cáñamo infectadas. Fuente de la imagen: Adkar-Purushothama, C.R.; Sano, T.; Perreault, J.-P. Hop Latent Viroid: A Hidden Threat to the Cannabis Industry. Viruses 2023, 15, 681. https://doi.org/10.3390/v15030681

Conociendo el Viroide Latente del Lúpulo (HLVd) y sus Problemática:

Los viroides son los agentes infecciosos más simples que se conocen y atacan exclusivamente a las plantas. Compuestos estructuralmente de una sola molécula -ARN, un tipo de material genético- carecen de proteínas y no se consideran entidades vivas. Existen alrededor de 300 viroides y su selectividad es notable. Cada tipo de viroide infecta exclusivamente a un determinado tipo de planta, o plantas, dentro del mismo género.
Uno de estos viroides es el viroide latente del lúpulo (HLVd), que originalmente afectaba a las plantas de lúpulo de todo el mundo. Sin embargo, ahora se ha convertido en una preocupación importante para los cultivadores de cáñamo también.
Debido a la estrecha relación botánica entre el lúpulo y el cáñamo, los recursos del viroide para infectar un tipo de planta son útiles para infectar el otro debido a su similitud.

La imagen muestra una planta de lúpulo sana en su fase de floración. Se pueden observar ciertas similitudes entre la morfología de las plantas de cáñamo y las de lúpulo debido a su proximidad filogenética.

Lamentablemente, las tasas de infección de las plantas de cáñamo se han disparado en EE.UU. y Canadá. Especialmente en el estado de California, donde un estudio realizado en 2021 con 200.000 pruebas de tejido vegetal descubrió que alrededor del 90% de los cultivos de cáñamo ya han sufrido esta infestación. Este problema no entiende de fronteras, extendiéndose rápidamente a regiones como Sudamérica y Europa, impulsado por la globalización.

 

Impacto del Viroide del Lúpulo en la Planta de Cáñamo:

Aunque la mayoría de las plantas infectadas por el HLVd permanecen asintomáticas, las investigaciones realizadas en plantas de lúpulo han demostrado una disminución tanto de los ácidos alfa-amargos como del contenido de terpenos en los conos de lúpulo, lo que afecta a su valor económico.
Desgraciadamente, lo mismo ocurre con las plantas de cáñamo. Las plantas afectadas por el HLVd suelen producir menos y la cosecha es de peor calidad. Esto se debe a una reducción de hasta el 50% en la producción de cannabinoides y terpenos.

Con flores más pequeñas y menos compactas, aromas pobres y menor producción de tricomas, la pérdida económica puede ser masiva, como demuestra otro estudio de Dark Heart Nursery Research que estima que esta enfermedad puede causar pérdidas de hasta 4.000 millones de dólares al año para esta industria.

Comparación entre una planta sana (derecha) y una planta afectada por el HLVd (izquierda), donde se aprecia claramente la influencia del viroide en la producción de tricomas. Fuente: Dark Heart Nursery

Identificar la infección y los síntomas del HLVd:

Aunque una vez detectados los síntomas será demasiado tarde para esa planta, al hacerlo podemos salvar el resto de nuestra cosecha.
El HLVd se desplaza desde las raíces sistemáticamente por el floema de la planta a lo largo de aproximadamente seis semanas. Por lo tanto, detectarlo pronto es un reto, ya que los síntomas aparecen en las hojas cuando las raíces ya están infectadas, lo que lleva a una infección generalizada en toda la planta, pero estos son los síntomas que debemos buscar:

  • Espaciado internodal más corto, crecimiento atrofiado, tallos menos vigorosos y quebradizos, planta más débil en general.
  • Menor absorción de agua y, por tanto, de nutrientes, lo que también contribuye a este desarrollo deficiente.
  • En cuanto a las hojas, son más pequeñas, no están bien desarrolladas y, además, se observa clorosis en los lugares donde se propaga la infección.
Síntomas del HLVd en crecimiento vegetativo: Planta infectada por el HLVd (izquierda) frente a individuo de control (derecha). Fuente de la imagen: Medical Genomics

Reconocer una infección por HLVd resulta especialmente evidente durante la fase de floración, cuando obviamente ya es demasiado tarde.
De hecho, la concentración de viroide detectable es mayor durante esta fase en comparación con la etapa vegetativa. Aunque los investigadores todavía están desentrañando el misterio que se esconde tras este fenómeno, una de las principales hipótesis es que el aumento del estrés de la planta puede desempeñar un papel.

La imagen de la izquierda es una planta de control y la de la derecha es una planta infectada por el HLVd. Las imágenes detalladas muestran una comparación entre un crecimiento anormal de las hojas superiores. Imagen modificada de: Adkar-Purushothama, C.R.; Sano, T.; Perreault, J.-P. Hop Latent Viroid: A Hidden Threat to the Cannabis Industry. Viruses 2023, 15, 681. https://doi.org/10.3390/v15030681

Al igual que en la fase vegetativa, las plantas infectadas por el HLVd en la floración son más pequeñas que las sanas. Además, pueden mostrar un amarillamiento inesperado de las hojas cerca de los brotes, tal y como se puede observar en la foto a continuación.

Las plantas infectadas por el HLVd muestran un amarillamiento característico de las hojas cerca de las yemas. Crédito de la imagen: Zamir Punja, PhD (Medical Genomics)

¿Cómo Prevenir la Infección por HLVd?

PASO 1 – Inspección: Comprobar regularmente todas las plantas y productos entrantes para detectar una posible contaminación por HLVd. Analizar las plantas en busca de contaminantes HLVd antes de introducirlas en las instalaciones es una medida preventiva crucial.

Tomar muestras y analizar las plantas antes de introducirlas en la sala es la mejor manera de evitar la introducción de HLVd en su cultivo.

PASO 2 – Cuarentena: Implementa una cuarentena de 30 días para las plantas recién recibidas a fin de evaluar una posible infestación. Dado que la infección por HLVd suele ser asintomática en muchos cultivares de cáñamo, se recomienda analizar las plantas nuevas durante o tras la tercera semana de cuarentena.

PASO 3 – Entorno estéril y desinfección de herramientas: El HLVd se propaga principalmente a través de esquejes, herramientas contaminadas y medios mecánicos. El uso de una solución de lejía al 10% es una práctica bien conocida para limpiar las herramientas y eliminar el viroide, reduciendo así el riesgo de propagación.

Entre el trabajo en una planta y la siguiente, recuerde desinfectar adecuadamente las herramientas y sus manos, o guantes, para evitar transmitir la infección en caso de que la planta sea asintomática.

PASO 4 – Eliminación del material vegetal afectado: Dada la falta de medidas de control para las enfermedades asociadas a viroides, la identificación a tiempo y la eliminación de las plantas infectadas son pasos de gran importancia. La ausencia de síntomas visibles supone un reto para todos los cultivadores a la hora de contener eficazmente estos viroides.

 

¿Se puede Curar una Planta Infectada por el HLVd?

Por desgracia, la respuesta es no.
Los viroides no son como las plagas que se pueden eliminar. Como no están vivos, no se pueden matar. La única forma de librar tu cultivo de la infección es eliminar cualquier planta o material vegetal, incluidos esquejes, semillas o flores, procedentes de plantas infectadas. Desinfectar a fondo todo el equipo y los materiales con los que trabajas como hemos indicado antes es la clave para evitar una mayor propagación.

 

En resumen…

Como cultivador, mantenerte informado y aplicar medidas preventivas estrictas es clave para salvaguardar tus cultivos frente a la creciente amenaza del HLVd. Adoptando un enfoque proactivo y siguiendo estas directrices, puedes fortalecer tus prácticas de cultivo y garantizar una cosecha próspera. ¡Feliz cultivo!

 

*Este contenido está destinado SÓLO a fines educativos y de entretenimiento.
No apoyamos ni promovemos actividades ilegales relacionadas con el cannabis.
Por favor, respeta las leyes y normativas de tu jurisdicción sobre el consumo de cannabis.

 

Fuentes:

https://www.youtube.com/watch?v=xQTRWQuUCzY&ab_channel=MedicinalGenomics

https://medicinalgenomics.com/hop-latent-viroid-in-cannabis/

https://stratcann.com/insight/the-hop-latent-viroids-warning-shot-to-the-canadian-cannabis-industry/

https://www.mdpi.com/1999-4915/15/3/681#

https://phylos.bio/blog/hop-latent-viroid-discovery-in-cannabis

Dark Heart Nursery encuesta de investigación: https://www.cannabisbusinesstimes.com/news/cannabis-hop-latent-viroid-infections-dark-heart-nursery-crop-loss/